19 | NOV 2017
ECO SWITCH
22 MAR | 2014
Udinese, Udine, Italia
Udinese, el primer equipo que se somete a una dieta orgánica
El club del Friuli adoptó la tendencia del slow-food y para la alimentación de los futbolistas busca productos propios de la zona sin aditivos ni conservantes.
E

l fenómeno del slow-food, hoy conocido en todo el mundo, no nació en la región del Friuli, sino en Piemonte. Sin embargo, el Udinese fue el primer club italiano en someter a sus futbolistas a una dieta orgánica bajo las premisas de tener productos recogidos y elaborados en la región de influencia del club. La nutricionista del Udinese, Sara Fabris, admite que el seguimiento que se hace sobre la dieta excede a los días de concentración en Arta Terme, sino que incluye todas las comidas de la semana. Así, de los carbohidratos a las proteínas, pasando por las sales y los minerales, todo está [...]

Twitter: @mundbol
Desde la redacción de MUNDBØL, en alguna pequeña isla perdida en medio del Oceáno, esperando que aparezca un mensaje en una botella.
Compartir
[...] calculado. "Se trata de comidas ligeras en las que no tiene que faltar ningún principio nutritivo, basadas en la dieta mediterránea", explicó la licenciada en el blog Goal Twins.

El jugador del Udinese tiene tres comidas principales y dos picadas ligeras. Comienza con un desayuno mixto, con carbohidratos y proteínas de fácil digestión, ya que luego debe entrenarse. Los productos biológicos son adquiridos diariamente en la zona. Esto garantiza su máxima frescura y también el conocimiento de cómo y dónde fueron producidos. Somos lo que comemos, pero en general, no sabemos lo que comemos. Una pechuga de pollo con tomate no siempre produce el mismo efecto. Depende, obviamente, de dónde y cómo se hayan producido hasta terminar en el plato.

La búsqueda de Fabris apunta a la diversidad. El Friuli produce ciertos productos que dependen del clima y la época. La idea es aprovecharlos todos hasta poder lograr una amplitud en el menú, dado que los futbolistas que componen el plantel no precisamente son nacidos y criados allí, sino que vienen de todo el mundo y, por lo tanto, tienen gustos distintos. Cada jugador normalmente consume unas 3000 calorías al día, pero las dietas son personalizadas.  


 


El cocinero del equipo, Daniel Egger (ver video), se asegura de que los productos que usan no tengan azúcar agregada. Los desayunos incluyen tostadas, mermeladas, yoghurt, jugos exprimidos y cereales. Hay incluso fiambres disponibles, pero siempre de fácil digestión y ligeros: la bresaola y el prosciutto crudo de la zona pueden comerse con los distintos panes de elaboración local. Los almuerzos incluyen un primo piatto y un secondo, con una variedad de elección para acontentar a todos. Desde la pasta integral con atún o pomodoro, o el risotto con verduras, a las tiras de pollo con vegetales o un filet de dorado. "Lo importante -admite Egger- es analizar de qué modo favorecer para que los alimentos cocinados sean lo más livianos posibles".

El restaurante dentro del estadio Friuli, es una experiencia gastronómica propia de una estrella Michelin. Un modo de valorar lo propio y también favorecer el espíritu de equipo con una sonrisa y caras contentas después de cada comida. [Ø]