20 | SEP 2017
ECO SWITCH
13 MAR | 2014
Arsenal FC, Londres, Inglaterra
A nueve años de su último título, Arsène Wenger sabe que llegó la hora de ganar
Arsène Wenger se hizo cargo del Arsenal en 1996.
El partido contra el Chelsea, el 22 de marzo, podría definir el campeonato. El entrenador francés tiene 11 trofeos en el Arsenal, pero el último fue la FA Cup de la temporada 2004/2005.
L

ehmann - Lauren, Touré, Senderos, Ashley Cole - Fábregas (Van Persie), Vieira, Gilberto Silva, Pirès (Edu) - Reyes y Bergkamp (Ljungberg). Ese es el último equipo que le dio un título al Arsenal: fue la FA Cup de la temporada 2004/2005. Ninguno de los jugadores nombrados sobrevive en el plantel actual. Aquella final contra el Manchester United de Ferguson terminó 0-0. Arsenal se impuso 5-4 por penales (Scholes no pudo convertir el suyo). Una década atrás, Arsène Wenger y el Arsenal se habían acostumbrado a ganar. Aún estaba fresca la proeza de la temporada 2003-2004 (última Premier League [...]

Twitter: @martinmazur
Editor general de MUNDBØL
E-mail: mm@mundbol.com
Periodista. El Gráfico. Publicó artículos en medios escritos de 20 países. Viajero en modo permanente, busca casa en Estocolmo y sueña con poner una panchería en Montecarlo. Odia el pescado, mucho más si se lo venden podrido. MUNDBØL es culpa suya.
Compartir
[...] que obtuvo el Arsenal), en la que se consagró sin perder ningún partido de la temporada. Además de promover jugadores jóvenes, de alinearlos a un cierto estilo de juego admirado en todo el planeta (por entonces, el estilo Arsenal era un sello mucho más fuerte que el estilo Barcelona, que tras el adiós de Van Gaal y antes de la llegada de Rijkaard, tuvo una transición con Radomir Antic), y de modernizar los métodos de entrenamiento y el estilo de juego de la Premier League, el Arsenal de Wenger también festejaba a fin de temporada.

Desde entonces, el Arsenal mantuvo todas las virtudes y Wenger fue elegido técnico de la década, por encima de Ferguson y Mourinho. Con una disciplina defensiva casi espartana, llegó a jugar la final de la Champions League en 2006. El club siguió creciendo, dejó atrás Highbury y se mudó al Emirates Stadium, como parte de un convenio con la aerolínea que se hacía cada vez más dominante en el mercado global. Sin embargo, a nivel financiero, el Arsenal nunca se alejó de ciertos principios, bastante contrarios a los impuestos por sus grandes rivales: Manchester United, Chelsea y más tarde Manchester City.

Así, la tarea principal de Arsène Wenger, temporada tras temporada, fue la de la reconstrucción. Un técnico con naturaleza del Tercer Mundo futbolístico, que debió acostumbrarse a ver partir a sus máximas figuras y obligado a reformular esquemas y buscar nuevas vértebras para su columna de juego, que sin importar las piezas faltantes, se mantuvo con los años. Cansados de no ganar (títulos) o de no ganar tanto como en otros clubes, se fueron Pires, Vieira (2005/06), Henry, Cole (2006/07), Ljungberg, Reyes, Diarra (2007/08), Gilberto Silva, Hleb (2008/09), Touré, Adebayor (2009/10), Campbell, Eduardo (2010/11), Cesc, Eboué, Nasri, Clichy (2011/12), Van Persie, Song (2012/13) y Gervinho (2013/14). Wenger es el único entrenador que puede darse el lujo de decir que su reinado dejó superávit entre compras y ventas. Hábil administrador y precursor de la búsqueda de talentos extranjeros (comprados barato y vendidos caro), la Premier League no sería lo que es si no fuera por él.

Arsenal, FA Cup 2005

Pero luego de una década sin victorias resonantes, el entrenador francés es consciente de que le llegó la hora de refrendar sus logros con un título. La temporada 2013/14 del Arsenal (primera en la que dejó un rojo de 32 millones de libras esterlinas en el balance entre compras y ventas, producto de la llegada de Mesut Özil) empezó de modo avasallante, y comenzó a teñirse de dudas por las lesiones y por un bajón en el juego luego del maratón de partidos de fin de año. "Puede que hayamos estado con cierto nerviosismo", explicó después del 0-0 contra el Manchester United, con un juego dominante pero cauto, después de la catastrófica derrota 5-1 contra el Liverpool, una semana atrás.

Eliminado de la Champions League por el Bayern Munich, Arsenal aparece como favorito para volver a ganar la FA Cup (se enfrenta al Wigan en semifinales, el 13 de abril, y en la otra llave aparecen Hull City y Sheffield United) y sigue a la expectativa en la Premiership, batallando contra el Chelsea de Mourinho, Manchester City y Liverpool.

ULTIMOS TÍTULOS DE WENGER
1
FA Cup 2004/2005?
Le ganó 5-4 por penales al Manchester United, luego de terminar 0-0 el tiempo regular..
2
Premier League 2003/2004?
Ganó invicto, con 90 puntos. El goleador fue Thierry Henry, con 30..
3
Community Shield 2004?
Victoria 3-1 ante el Manchester United, con goles de GIlberto Silva, Reyes y Silvestre..
Este Arsenal mantiene las premisas de juego técnico que lo caracterizan desde hace años, y también deja para el recuerdo goles extraordinarios (Walcott al Cardiff City y Rosicky al Sunderland, por nombrar sólo un par), aunque depende demasiado del juego colectivo para poder convertir. El único delantero que logró llegar a las dos cifras fue Olivier Giroud (12 goles hasta el 13 de marzo). Los siguientes en la lista son Ramsey (8) y Walcott (5). Caso muy distinto a lo que pasa con el Liverpool (entre Sturridge y Luis Suárez suman 42), Manchester City (Agüero, Touré y Negredo suman 34), Manchester United (30 entre Van Persie, Wellbeck y Rooney). El único que tiene registros parecidos, pero con otro estilo que le permite sacar mejor provecho, es el Chelsea: Hazard es el único delantero con dos cifras, 12, mientras que con Eto'o (7), Schürrle y Oscar (6) suman 31.

"Un especialista en fracasos". Así definió Mourinho a Wenger, en vísperas del partido que podría decidir el futuro de la temporada. Será el 22 de marzo, en Stamford Bridge. Ese día, el francés llegará a cumplir 1000 partidos consecutivos al frente del Arsenal. Un hito que va más allá de los títulos, y de las reconstrucciones sistemáticas a las que debió someter a su equipo. Sólo los verdaderos elegidos llegan a tanto. El juego dialéctico de Mourinho no debe servir para distraer. Es principalmente gracias al estilo Arsenal, o mejor dicho, el estilo Wenger, que en definitiva se explican los títulos obtenidos a lo largo de esos 999 partidos. 

Los méritos de Wenger van mucho más allá de los títulos, pero son los títulos los que a vecen les dan lustres a los otros logros. El entrenador francés es un especialista en logros. Pero también, como cualquier técnico, tiene ansias de ganar. [Ø]

Martín Mazur
@martinmazur